Versos dedicados al Santo Cristo de las Cinco Llagas

 

 

De las Cinco Llagas, ¡Oh Cristo Santo!

Cristo escarnecido y martirizado.

Con clavos cruelmente taladrado,

colgado en la Cruz por amarnos tanto.



Señor, no nos damos cuenta, de cuánto

dolor y sufrimiento has soportado.

Y, al final, todavía más... Tu costado

tronchado es por la lanza, ¡oh cruel espanto!



Paz quebrada en tus perforadas manos,

palomas heridas por el pecado.

Paz, que recobraremos los humanos



al morir en la cruz, enarbolado.

Silencio roto por corneta hiriente.



La muerte anuncia del Cristo viviente.

© José María Carro Albeira