Nuestra Señora María Santísima de la Pasión

 

Pequeña talla cuya iconografía corresponde a una Piedad y toma su nombre del de la cofradía; históricamente fue una de las imágenes devocionales más importantes de la ciudad, presidiendo la vida de la hermandad desde el retablo mayor de su iglesia penitencial.

Las investigaciones de Luis Luna apuntan a que pudo constituir un paso procesional con más imágenes (San Juan, María Magdalena y los dos ladrones), hoy desaparecidas. En cualquier caso, consta su presencia cerrando la procesión de regla de la cofradía cada Jueves Santo desde sus inicios hasta comienzos del siglo XX.

Con el cierre de la iglesia de la Pasión en 1926, pasó temporalmente a ocupar un retablo en el Santuario Nacional de la Gran Promesa hasta que fue felizmente recuperada por la cofradía en el año 2001.

Según los estudios del profesor de historia del arte, Jesús María Parrado del Olmo, la imagen es obra del escultor palentino Francisco Giralte, hacia 1553.

Desde su restauración en el año 2004, cada primer domingo del mes de octubre sale en procesión por las calles de la ciudad acudiendo hasta la antigua iglesia de la Pasión en recuerdo de la fecha fundacional de la cofradía y de todos los hermanos cofrades fallecidos.

 

  gggg  
 
     
 
     

 

 


© Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo