Santo Cristo del Calvario

 

Se trata del crucificado original del denominado “paso nuevo de Nuestra Señora y San Juan” cuya autoría podría corresponder a Francisco Díez de Tudanca, escultor que fuera cofrade y alcalde de esta penitencial, circunstancia que no ha sido probada documentalmente.

Se trata de un Cristo vivo, que ha recibido distintos nombres a lo largo de la historia, hasta el actual. Con la advocación de “Cristo de la Agonía” fue esta talla con la que la cofradía participó en la primera Procesión General del Viernes Santo que tuvo lugar con motivo de la ocupación francesa en el año 1810; con el cierre de la iglesia de la Pasión en 1926, fue depositada en el Museo Nacional de Escultura. Juan Agapito y Revilla, al reconstruir los pasos históricos de la Semana Santa, lo incluyó erróneamente como imagen central del paso de la Elevación de la Cruz, hasta que Luis Luna identificó el Cristo original en la clausura del Monasterio de San Quirce.

Recuperada por la cofradía en 1993, comenzó a montarse en su escena correcta, representando la sexta de las palabras “Todo está consumado”, cediéndose a la Cofradía de las Siete Palabras hasta el año 2002. Tras su restauración en el año 2010, se incorporó a la Procesión de Oración y Sacrificio del Jueves Santo.

 

  gggg  
 
     
 
     

 


© Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo