475 Aniversario de la fundación de la cofradía

 

 

Discurría el mes de Octubre de mill y quinientos e treinta e un años (1531), cuando en la por aquel entonces Villa de Valladolid, y bajo el reinado del Emperador Carlos I, unos buenos hombres fundan la cofradía y hermandad de la Passión de nuestro señor Jhesucristo, es decir, nuestra Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo.

  Curiosamente también en el mes de Octubre, concretamente el día 15 para ser más exactos, pero esta vez del año 1656, el insigne escultor y a la vez hermano de la penitencial, Bernardo del Rincón, se compromete a hacer en toda perfección un santo Cristo de madera, el cual conocemos como Santísimo Cristo del Perdón, y que es hoy en día la imagen titular de la cofradía.

  Estos dos acontecimientos hicieron que el mes de Octubre de 2006 se convirtiera en un mes especial, pues se cumplían 475 años de la fundación de la cofradía y 350 años de la firma del contrato para tallar el Santísimo Cristo del Perdón.

  Como es fácil comprender, en todo este tiempo han habido épocas de esplendor pero también momentos duros y difíciles, y es que una existencia de casi cinco siglos está jalonada de todo tipo de acontecimientos, tanto a nivel interno como de la sociedad en sí, que hacen que tener una vida ininterrumpida durante casi medio milenio sea algo excepcional.

  Por todo ello, pretendímos conmemorar tan importantes efemérides como la ocasión merecía, llevando a cabo diferentes eventos de carácter religioso y cultural.

  Estos actos comenzaron el día 8 de Octubre de 2006 con una Procesión Extraordinaria que nos llevó hasta la SIM Catedral, con el fin de celebrar una Misa De Pontifical, y continuaron durante todo el año con otros acontecimientos de los que hay cumplida información en este apartado de la web.

  Pensamos que la celebración de estos aniversarios debía ser una manifestación de alegría por haber llegado hasta aquí, que también debía servir como reconocimiento al trabajo de todas esas generaciones que nos han precedido, y que debía constituirse, a su vez, como un acicate para que aquellos a los que ahora y en un futuro nos corresponde tomar el testigo, continuando la historia con la inevitable evolución que los tiempos marcan, pero con la responsabilidad de no dejarnos llevar por modas tan temporales como artificiales, que no harían otra cosa sino desvirtuar la esencia de lo que siempre fuimos y siempre deberemos ser.   

   Por último, desde la Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo, y en su nombre el Cabildo de Gobierno, quisimos invitar a la Ciudad de Valladolid, y a todos aquellos que nos visitaron, a participar activamente en las celebraciones, pues la ciudadanía, a través de la gran devoción demostrada desde siempre por nuestras imágenes, también ha formado, y seguro que seguirá formando en el futuro, parte activa de nuestra historia.

 

 


© Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo